Adviento de Plástico – Participación de una Comunidad entera

Fuente: http://www.prensa.com/impreso/vivir/adviento-plastico/241838

IRLANDA SOTILLO

irlanda.sotillo@prensa.com

La tradicional corona de Adviento de ramas verdes y cuatro velas de cera en color morado, rojo, rosado y blanco, que se encienden durante cuatro domingos antes de Navidad, ha sido suplantada en la comunidad de Monagrillo por una estructura confeccionada a base de mil 500 botellas de plástico recicladas.

La corona de Adviento, una representación del tiempo de preparación espiritual antes de la llegada del Niño Dios, fue instalada el 1 de diciembre en el jardín de la iglesia San Miguel Arcángel de Monagrillo (Herrera), por iniciativa de la catedrática en biodiversidad y control ambiental Isibel Solís Corró, quien con la ayuda de 30 voluntarios del grupo juvenil y de tres matrimonios lograron completar el arreglo de material reutilizable, el que conllevó dos meses de intensa labor.

PRIMEROS PASOS

¿Cómo lograron reunir tantas botellas?

La profesora cuenta que los grupos se organizaron y visitaron tres escuelas de la región, en donde ofrecieron rifas de cajas de pizza que se sorteaban a razón de un boleto por botella.

Una botella de plástico (PET) de dos litros fue el recipiente seleccionado para esta obra.

Una vez obtenidas las unidades suficientes, un grupo de voluntarios se dedicó a la limpieza interna de aquellas que lo requerían. El envase sería pintado por dentro con uno de los cuatro colores que imitarían la tonalidad de las velas.

“Se necesitaron bocetos y tener mucho ingenio”, recalca Solís Corró al detallar que se armaron cuatro cilindros metálicos de 70 centímetros de diámetro con alturas entre 1.10 metro y 2 metros.

Las botellas fueron cortadas con la misma medida, perforadas con dos orificios laterales que sirvieron de conducto para fijar entre sí con alambres a la estructura metálica.

Finalmente, una botella sería la llama de fuego, pintada con degradado desde el rojo, el anaranjado y el amarillo. En su interior un bombillo simula el movimiento de una flama y esto provee al conjunto un realismo que a la vista nocturna impresiona a lugareños y visitantes.

Alrededor de los cuatro cilindros plastificados yace en forma circular un conjunto de flores verdes con detalles en rojo, también hecho del mismo material reciclado y fijado con 88 estacas de maderas al suelo.

Con orgullo, la docente asegura que esta es la primera corona de Adviento hecha con materiales reciclables en Panamá, y hasta espera formar parte de los Récord Guinness.

Siente satisfacción al saber que en Monagrillo las botellas no irán a la basura, pues ahora cada familia conoce que el segundo uso de este material es ilimitado.

Leave a Reply

*

captcha *